Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.
Leer mas Aceptar

¡Descubre 8 de las verduras más beneficiosas para tu salud!

  • <p>¡Descubre 8 de las verduras más beneficiosas para tu salud!</p>

Las verduras nos aportan muchísimos nutrientes en forma de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, todo ello en muy pocas calorías. Pero, ¿son todas iguales? ¿Sabéis cuáles son las cualidades nutricionales que más destacan en cada una de ellas?

¡Os lo contamos a continuación!

La clave de las verduras

Todas ellas contienen vitaminas, minerales, fibra, antioxidantes y otros nutrientes y constituyen un tesoro nutricional para nuestra salud. Son muy versátiles pues tienen infinitas formas de preparación y podemos incorporarlas fácilmente a nuestras comidas y cenas.

Las pequeñas diferencias nutricionales entre ellas hacen que para seguir una dieta sana y equilibrada lo ideal sea tomarlas de forma muy variada, pues lo que no consigamos de una, nos lo aportará otra, y viceversa

1.Kale

También conocida como col rizada, ha sido usada tradicionalmente en algunos países de Europa y muy desconocida en otros, pero de un tiempo hacia aquí se ha puesto muy de moda y no es por casualidad. ¡Tiene bien merecida la fama pues nos aporta infinidad de beneficios!

Esta verdura es la ganadora en cuanto a riqueza nutricional, nos aporta grandes cantidades de vitamina A (en forma de carotenos), C y K, fibra, antioxidantes y otros nutrientes en muy pocas calorías. Tiene tanta vitamina K que las personas que toman anticoagulantes deben tener un consumo controlado para no perder la efectividad de esos fármacos, pues esta vitamina contribuye al buen funcionamiento de la coagulación de la sangre, entre otras cosas.

2. Espinaca

Se podría decir que es la reina dentro de las verduras de hoja. Su color verde intenso es indicador de gran contenido nutricional, por ejemplo, en magnesio, que está contenido en la clorofila de la planta.

Aporta también calcio, vitamina A (en forma de carotenos), C, E y también contiene una buena cantidad de vitamina K.

Además, también nos va a proporcionar ácido fólico, que es un buen protector cardiovascular y hierro, que se absorberá especialmente bien tomado con otros alimentos ricos en vitamina C. Todo esto en un contenido muy bajo en calorías.

3.Brócoli

De la familia de las coles y de las crucíferas como el kale, la coliflor o el bimi, es también una buena fuente de calcio, vitamina C y ácido fólico.

Contiene unas sustancias antioxidantes muy particulares llamadas sulforafanos que han demostrado tener efectos protectores frente al cáncer en estudios hechos en animales. De momento no hay estudios suficientes que avalen este efecto en humanos, pero sí hay datos de que el consumo habitual del brócoli puede ayudar a mejorar la composición de la microbiota intestinal y también de nuestro metabolismo y favorecer la regulación del peso corporal.

4.Cebolla

Su potente sabor y su habilidad para “emocionarnos” esconden secretos nutricionales. En sus capas encontramos vitaminas, minerales, fibra y también unos compuestos de azufre que son los que le dan su sabor y olor característicos y también esa capacidad para hacernos llorar.

El azufre es necesario en nuestro organismo para muchas funciones, entre ellas, formar parte de las estructuras cartilaginosas y de sustancias antioxidantes endógenas. Además, contiene alilo que es una sustancia también presente en el ajo y que tiene propiedades antisépticas. También es una verdura muy diurética, por lo que ayudará a la eliminación de líquidos.

5. Remolacha

Este tubérculo de color rojizo tan intenso se consume desde tiempos remotos, y es que su aportación nutricional en nuestra dieta es muy interesante. Destaca el contenido en un buen número de minerales, fibra y azúcares, además de carotenos y otros antioxidantes. Está en estudio el papel que puede tener otro de sus componentes como son las betalaínas en la inflamación y el estrés oxidativo.

¡Todo indica que la remolacha es un buen complemento para nuestras ensaladas!

6. Zanahoria

Esta raíz de color naranja tan intenso es la reina en cuanto al contenido en betacarotenos o precursores de la vitamina A. Esta vitamina liposoluble tiene muchísimas funciones, entre ellas, un papel importantísimo en la protección visual y de la piel. Por eso se ha asociado siempre a su efecto protector frente a la radiación solar que recibe nuestra piel, pues los rayos solares suponen un estrés oxidativo que la vitamina A se encarga de neutralizar.

Su contenido en agua y fibra y su textura crujiente la hacen un buen snack para tomar entre horas, calmando el apetito y cuidando nuestra piel de cara al buen tiempo.

7. Tomate

Este fruto que no tomamos como fruta, aporta una buena mezcla de casi todas las vitaminas y minerales, pero su aspecto destacado está en el contenido de antioxidantes, entre los que destacan el licopeno. Este excelente antioxidante que es bueno para todo nuestro organismo ha demostrado su papel relevante en la protección cardiovascular, de manera que el consumo habitual de tomate mejora los niveles de lípidos en sangre y también la tensión arterial. El licopeno se concentra y se absorbe mejor en una buena salsa de tomate frito casera con aceite de oliva virgen extra.

8. Pimiento rojo

El pimiento rojo es una muy buena fuente de vitamina C y con su color intenso también nos da una pista de su elevado contenido en sustancias antioxidantes.

En este caso, los antioxidantes presentes en los pimientos incluyen capsaicina, quercetina y luteína, que protegen nuestras células de la oxidación junto a las vitaminas A, C y E. Entre todos ellos destaca la capsaicina. Es el picante de los diferentes tipos de pimentones o chiles y una de las especias más utilizadas en el mundo. También es de las más estudiadas por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, que han sido utilizadas en varias culturas durante siglos y que aún siguen siendo el foco de muchos trabajos de investigación.

Todas las verduras tienen en mayor o menor medida una gran riqueza nutricional, y como en algunas destacan más unos nutrientes que otros o unos antioxidantes determinados, lo ideal siempre es comer de todas ellas para conseguir un equilibrio de todos esos beneficios.

Cuanto más variada sea nuestra alimentación en diferentes tipos de verduras, más defensas podrá fabricar nuestro organismo y más reforzado estará todo nuestro sistema.

Ya sabéis, una dieta llena de color es un cuerpo lleno de salud.

Últimas entradas

  • Hábitos saludables para equilibrar nuestra alimentación después del verano
  • Ideas de tuppers frescos que llevar a la playa
  • La importancia de consumir frutas y verduras ricas en antioxidantes en verano
  • Cuando además de elegir una burguer veggie, no está frita.

Categorías